Carnaval de Cádiz: Historia, chirigotas, los cuartetos, y mucho más

El Carnaval de Cádiz por sobre todo una celebración de carácter sociocultural, comunicativa y de creatividad. Logró superar los embates de las épocas, permaneciendo hoy en día, y haciendo a Cádiz como una de las ciudades europeas reina de las fiestas carnestolendas.

Carnaval de Cádiz

La celebración del Carnaval es tan remoto como la humanidad misma. Es una fiesta viva que sigue latente entre los pueblos del mundo. Quizás usado como excusa de evasión, esparcimiento o diversión.

La Ciudad de Cádiz fue durante el siglo XVII una región pujante de riqueza y de gran desarrollo económico. Aportado por la Compañía de la Contratación de Indias, que llego a la ciudad con los doblones dorados, sustento principal del Imperio, y el origen del Carnaval de Cádiz.

El Carnaval nació en los desembarcaderos de los puertos al mezclarse los cantos de áfrica, con los criollos, los de la Habana, la samba brasilera, los ritmos guajiros, la música colombianas con el alboroto y las palmas de los gaditanos.

Los comerciantes marinos provenientes de Génova y Venecia dieron la base y la forma al actual carnaval de Cádiz. Influyendo con un toque de arte renacentista adoptado de Italia. Esto hizo que las dos ciudades de Venecia y Cádiz, fueran las reinas de esta fiesta singular en Europa.

La vuelta a febrero

Siendo 1977 el año que marcó una época decisiva, porque es el tiempo que indica la recuperación de las fechas tradicionales, en su tiempo correspondiente o la vuelta a febrero. Además de que representó un año con mayor libertad de expresión, provocada por la situación política de entonces de ese entonces.

Con estos dos justificantes, se inician unos carnavales que fundan el nacimiento de una espontánea y savia generación de nuevos autores, músicos, voces, entre otros. Los cuales son decisivos en la participación del Carnaval de Cádiz.

El Carnaval de Cádiz es una de las fiestas más rancias de Andalucía. Estas fiestas poseen una gran diversidad, debido a todos los aspectos que la conforman, entre ellos, por mencionar algunos: históricos, antropológicos, social, económico, comunicación, etc.

El Carnaval de Cádiz supo sobrevivir en el tiempo y en las épocas. Logrando exportarse gracias a factores como la creatividad. Las letras entonadas por las agrupaciones son prueba de ello.

Además estas letras van transformándose hasta encontrar la composición final, según sea su idiosincrasia, altamente relacionada con lo social, lo actual, el humor, y la sátira. (También puedes ver: Cortes de Cádiz)

Historia del Carnaval de Cádiz

El principio de las celebraciones del carnaval, se cree pueda venir desde la antigua Grecia, y el imperio romano. Derivadas de las fiestas que estos hacían en honor de sus dioses, como Baco y Saturno.No obstante para algunos investigadores, y clásicos estudiosos del carnaval, se expresan sobre él, como una raíz del cristianismo en el mundo.

Ciertamente si se ve desde el contexto cronológico, el carnaval se celebra en el tiempo previo a la cuaresma y lo determina el fin de semana anterior al miércoles de ceniza, según la tradición católica.El Carnaval de Cádiz adquiere características de la celebración italiana. Influenciado fundamentalmente por los genoveses.

Esta influencia surge desde el siglo XV, debido al desplazamiento de los turcos al mediterráneo. Esta situación hace que los italianos comerciantes, por lo general marinos genoveses, se vayan hacia el occidente.

Los cuales ven en Cádiz a una ciudad con las características particulares que los genoveses buscaban para cumplir con sus objetivos comerciales con el norte y el centro de áfrica. Decidiendo entonces asentarse en la capital gaditana.

Las costumbres que se adoptan de esta influencia incluyen el uso de algunos elementos usados en el carnaval italiano. Entre estos elementos se pueden mencionar las máscaras (antifaces y caretas), las inyecciones de agua, caramelos, papelillos, etc. Además de adoptar los bailes carnavalescos como tema central de las fiestas.

Los carnavales pasan a ser el acto social más importante de las celebraciones gaditanas, específicamente desde el siglo XVIII.

El Carnaval reglamentado

Con la celebración del carnaval se pone en uso su elemento fundamental que es el disfraz. El cual rompía con el orden social. Ya que liberaba los instintos y enfrentaba las clases sociales, rompiendo las represiones.

El disfraz vino a invertir el orden de las cosas. Tras este elemento se comía, se bebía libremente, en las fechas de carnaval, ironizando y satirizando a la sociedad, así como a la autoridad. Dando rienda suelta a la fantasía y a la libertad.El Ayuntamiento como autoridad regional gaditana no reconocía el carnaval como una fiesta propia de la ciudad.

En 1861 ante el descontrol que propiciaban las fiestas del carnaval, el alcalde Don Juan Valverde designa al cabildo como autoridad para organizar y regular el carnaval. Además solicita la creación de un presupuesto para el año 1862, a fin de prever los gastos del Carnaval de Cádiz.A partir de estas fechas es que se comienza a celebrar en Cádiz un carnaval reglamentado y organizado.

La iniciativa de establecer el control y reglamento del Carnaval de Cádiz, trajo con sí beneficios como: la programación de actos, bailes, exhibiciones de fuegos artificiales, grupos musicales, creación de comparsas, etc.

Las Comparsas

El origen de las comparsas fue posiblemente de manera espontánea. Tras la reunión de amigos para cantar y compartir. Desde estas reuniones, las comparsas se fueron perfeccionando, con la unificación de ideas de disfraces, creación de un repertorio y prácticas de ensayo.

Es así como estos grupos de música vocal que cantaban repertorios propios y de marcado carácter gaditano se fueron transformando poco a poco en uno de los ejes central del Carnaval de Cádiz. Aunado a los bailes de disfraces, siendo la calle el escenario del movimiento y de la participación popular.

Las Agrupaciones Legales

Las Agrupaciones en el carnaval de Cádiz se fueron desarrollando, con la integración en sus coplas de todos los elementos que permanecen en la actualidad: la burla, la crítica política, la sátira social, entre otros.

El alcalde Eduardo J. Genovés determina en 1884 la necesidad de una mayor vigilancia en las calles. Por lo que ordena e impone que todas las Comparsas y agrupaciones de musicales que fueran a recorrer la ciudad.

Tendrían que obtener la correspondiente licencia o permiso municipal. Incluso la municipalidad tendría facultad de hacer la censura previa.Para ello cada agrupación debía presentar una solicitud dirigida al alcalde indicando los nombres, apellidos y direcciones de los miembros que la componen, indicando al director de la agrupación como responsable, además de un representante.

Junto a la solicitud se acompañaban dos copias de los repertorios a cantar por las calles, los cuales en ningún caso deberían atentar contra la moral pública.

Una vez revisadas las letras, el Ayuntamiento dejaba una copia archivada y entregaba la otra sellada, aprobando el repertorio.

El director de La agrupación debía llevar consigo la copia sellada, y mostrarla a cualquier representante de la autoridad que la solicitase. Pese a este reglamento burocrático, era muy raro el carnaval en donde alguna agrupación no acabara en la prevención del Piojito.

La conformación de agrupaciones de Comparsas se efectuaba de forma abierta entre grupos de amigos o compañeros de trabajo. En este ámbito Antonio Rodríguez “El Tío de la Tiza”, fue el creador de los mejores grupos de su época y sus compañeros de la Sociedad Cooperativa de Alumbrado.

El Carnaval y el General Franco

El jefe de estado el general Franco prohibió por decreto ley los carnavales en 1937. El carnaval desaparece en casi todas la regiones de España, más en la ciudad de Cádiz permaneció vivo en el corazón de los gaditanos.

En los tiempos de la posguerra en febrero en Cádiz y en sus colmados, no faltaban en las tiendas de vinos, personas que se agrupaban para rememorar con nostalgia, cantando las viejas coplas carnavalescas.

El gobernador Rodríguez de Valcárcel en 1948, le permite cantar al Coro “La Piñata Gaditana”. Desde esa fecha los Coros y Chirigotas salen a la calle con el permiso del Gobernador.

Reciamente censuradas las agrupaciones por la Delegación de Educación Popular y el control callejero del Ayuntamiento. Se exhorta a que no aparezca por ningún lado la denominación de Carnaval.

Llamándolas entonces en el año 1950, como las Fiestas Típicas Gaditanas. Que eran un Carnaval moderado, pero fue lo que permitió que la tradición carnavalesca pasara a las nuevas generaciones de la ciudad de Cádiz.

Resurgimiento del Carnaval

Finalmente en el año 1977 se recupera la tradición del Carnaval de Cádiz con su verdadero nombre y a celebrarse en las fechas tradicionales de siempre, en el mes de febrero.

En el año 1984, en sesión plena del Ayuntamiento el 9 de enero se designa a la Fundación Gaditana del Carnaval (FGC), como organismo autónomo, con la facultad de organizar, regentar, programar, administrar y llevar a cabo los Carnavales de la Ciudad de Cádiz.

Facultad que aun en la actualidad sigue desempeñando. Apoyados por todos los sectores de la sociedad gaditana, en la coordinación y participación. No se puede olvidar que el Carnaval, se resume en una sola palabra: Participación.

Fundación Gaditana del Carnaval se origina por la necesidad de establecer una dirección participativa. Conforme al momento de apogeo que se vivía en la fiesta del Carnaval.

Fiesta que estaba en Pleno crecimiento y la fundación representó el impulso que se requería para adecuarla a cada realidad y época. De esta forma no se dejaba que el carnaval se convirtiera en una gran celebración ingobernable.

El año 2002, el Patronato del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas y Fiestas del Carnaval de Cádiz, sustituye a la Fundación Gaditana del Carnaval, luego de varios acuerdos con grupos de autores carnavalescos.

Los miembros del Patronato del Carnaval, son el Consejo Rector, y sus dos juntas ejecutivas: una del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas y la otra la de las Fiestas.

Lo más auténtico y característico del Carnaval de Cádiz son sus Agrupaciones, que han dado la cara a todas las circunstancias y sucesos en el tiempo.

En la actualidad estas agrupaciones se presentan en sus distintas modalidades de Coros, Comparsas, Chirigotas y Cuartetos. En las categorías de Junior y Adultos. Todas tienen la opción de acudir al Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas.

Carnaval de interés turístico internacional

El Carnaval de Cádiz, fue designado como fiesta de interés turístico, el 18 de mayo de 1965. En ese tiempo mantenían la denominación de Fiestas Típicas Gaditanas

Posteriormente el 29 de febrero de 1.980, la Comisión Municipal Permanente reconoce, a las Fiestas del Carnaval de Cádiz, entre las de categoría de Interés Turístico Internacional.

Todo conforme a la resolución de la Secretaría de Estado de Turismo, publicada en el Boletín Oficial del Estado el 16 de febrero de ese año.

Carnaval de Cádiz y las Chirigotas

Las agrupaciones de las Chirigotas son una de las representaciones más legítimas de la tradición de Andalucía y particularmente de la gaditana. Son el punto focal junto a las otras agrupaciones, de los carnavales de Cádiz. Fiestas de gran arraigo en la región.

Las agrupaciones de las chirigotas le dan el toque picaresco y burlón a los carnavales de Cádiz. Por lo general sus presentaciones son más modestas en sus atavíos, que los de las otras agrupaciones.Pero no menos en la picardía de sus letras y músicas. Las cuales casi siempre llevan una connotación de doble sentido.

Estas agrupaciones manifiestan un sentido humorístico, acompañado de una cierta carga sarcástica e irónica. Son una sátira popular donde se fusiona la gracia, el arte y el ingenio con la libertad de acuerdo a su época.Las Chirigotas son un derroche de imaginación, representando en ocasiones hasta una pequeña producción teatral.

La cofradía musical de las chirigotas poseen un número de componentes que van desde siete y hasta doce miembros. Los cuales vocalizan coplas con letras de humor y crítica.

En sus orígenes las chirigotas solo se acompañaban musicalmente con instrumentos que simulaban sonidos onomatopéyicos. Y desde el siglo XX en los tiempos de Paco Llanees y su Murga, que practicaban en la calle de Arricruz, fueron introducidos instrumentos como el Bombo con platillos, la caja andaluza, y la guitarra.

Todos estos instrumentos unidos a los típicos pitos de caña del carnaval se mantienen en la actualidad. Las chirigotas participan por el término de un mes aproximadamente, en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas, en el Gran Teatro de Falla de Cádiz.

Las Etapas de la Creación

Los procesos de creación de una chirigota o cualquiera de las modalidades de agrupaciones dentro del Carnaval de Cádiz, pasan por las siguientes etapas:

La Etapa del Cuestionamiento: Es la etapa del planteamiento de la Idea o creación de una agrupación o una chirigota. Esta etapa se inicia el año anterior al concurso.

El Proceso de Acumulación de los datos: Es el proceso de indagación de los datos sobre la idea que se regirá la chirigota. Para el proceso de inscripción en el Concurso Oficial

Incubación e Iluminación o parto: Es la etapa donde se ordenan todas las ideas. Se define la idiosincrasia del personaje a escenificar.

Elaboración y composición: Corresponde a la escritura tanto de la letra como del arreglo musical.

La Comunicación: Es la etapa del canto en público, el estreno en el Teatro Falla. Aunque previamente al estreno en el teatro, las agrupaciones hacen una prueba general ante un grupo de amigos y familiares y poder ver sus reacciones. El cual será un público objetivo, por no haber escuchado nada de las otras agrupaciones de ese año.

Esto sucede porque quizás para los miembros, la representación les haga gracia. Más con la prueba pueden verificar la misma reacción ante el público objetivo.

Cuartetos del Carnaval de Cádiz

Los cuartetos del Carnaval de Cádiz es una modalidad dentro de sus agrupaciones, característica propia de las festividades carnestolendas gaditanas.

Al escuchar su denominación se pudiera pensar en grupos de cuatro personas. No obstante el cuarteto puede estar conformado por tres y hasta cinco personas, de acuerdo al manual del Carnaval de Cádiz.

Se tiene conocimiento de los cuartetos en el carnaval, desde último tercio del siglo XIX. Con la constancia de que actuaban entre el nutrido público congregado alrededor de las comparsas de carrozas o coros que se movilizaban por la ciudad, compartiendo con romanceros, dúos y alguno que otro grupo de máscaras

Estas agrupaciones se valen de pitos, güiros, claves para sus acompañamientos, o de algún otro instrumento rítmico cuando el disfraz o la representación así lo ameriten. Los instrumentos solo los podrán utilizar en la presentación, el popurrí y en el estribillo.

Sus composiciones van desde presentaciones de parodias, cuplés o algún tema libre. Todas con su respectivo estribillo y popurrí. Los cuplés los interpretan cantados y rimados.

No obstante el consejo rector del COAC (Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas), últimamente les permite a los cuartetos mayor libertad de interpretación.

La mejor de las representaciones de los cuartetos, sin lugar a dudas es la parodia. En ellas los miembros del cuarteto representan situaciones cotidianas hilarantes de la risa, con una delicada ironía.

Los cuartetos hacen sus representaciones desde el Gran Teatro Falla, bajo el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC). En este concurso también hacen su aparición las agrupaciones en las modalidades de: coros, chirigotas y comparsas.

Coros del Carnaval de Cádiz

Los Coros del Carnaval de Cáliz, son unas de las cofradías dentro de las agrupaciones de estas festividades.La aparición de esos grupos en el carnaval se remonta al último tercio del siglo XIX. Por la influencia que continuos navegantes, la mayoría de ellos afrocubanos introdujeron en el carnaval.

Esa influencia afrocubana poco a poco se fue fundiendo con los compases de las palmas puramente del pueblo de Cádiz. Dando origen a la reliquia de la cultura andaluza que representa hoy en día el Tango Carnavalesco, o como popularmente le dice el gaditano “El tanguillo de Caí”.La modificación de este celebre Tango Carnavalesco se le atribuye al aclamado Antonio Rodríguez, “El Tío de la Tiza”.

Dentro de estas agrupaciones predominan destacados compositores. Que le han dado continuidad al emotivo y cadencioso Son de la tierra gaditana, el Tango Carnavalesco.

La revolución de los Coros, quedó marcada en la historia en el año 1977, cuando entran por primera vez el Coro de Los Dedócratas. Que dieron una connotación en cuanto a la participación de la sociedad, aumentando ampliamente, esta modalidad de agrupación.

De las modalidades de agrupaciones del Carnaval de Cádiz, Los Coros son los que poseen mayor cantidad de miembros, alrededor de 45 personas.

Entre los miembros se encuentran los bajos, segundas y tenores, así como la orquesta. Para su orquestación, usan instrumentos como: guitarras, bandurrias, laudes, entre otros según el tipo que sea la composición musical.Las composiciones o repertorio musical van desde el cuplé, el popurrí, pero el tango es el son más característico de los Coros.

Los Coros se presentan en la Semana de Carnaval interviniendo en los distintos Carruseles organizados. Para su movilización usan tribunas tiradas habitualmente por tractores, y en el pasado, usaban lo que llamaban bateas tiradas por caballos.

Juan Carlos Aragón y el Carnaval de Cádiz 

Juan Carlos Aragón Becerra es un gaditano que acompaña su carrera de profesor con la escritura y la composición. Este ilustre gaditano es un afamado autor carnavalesco, y en su historial cuenta con más de cuarenta comparsas y chirigotas en Cádiz.Sus composiciones poseen una riqueza literaria y poética, así como un alto contenido crítico. Sin dejar escapar nada de sus sátiras literarias.

Juan Carlos Aragón Becerra es uno de los autores más carismáticos dentro del Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas (COAC). Contando también con mucha popularidad fuera del concurso.

Su devenir en las fiestas carnestolendas se iniciaron siendo muy joven. Pero su hoja de vida en las competencias con agrupaciones oficiales, se inicia en el año 1994.

En esta oportunidad participa en la agrupación “Que Peasso Coro”, quedando a solo nueve puntos de la competencia final.

En cuanto a sus obras escritas se pueden mencionar los siguientes títulos literarios:

  • El pasodoble interminable
  • El carnaval sin apellidos
  • El carnaval sin nombre
  • Los últimos versos del Capitán Veneno
  • La risa que me escondes
Premios

Juan Carlos Aragón Becerra Retorna al COAC, al año siguiente de su primera participación, con la agrupación Los Tintos de Verano, ocupando el primer lugar en su categoría.

El premio del carnaval de Cádiz de 1995, marcaría el inicio de sus premiaciones dentro del concurso. Los años siguientes obtendría nuevos premios:

– Cuarto lugar en el año 1996, con la agrupación chirigota Los Guiris.
– Primer lugar en el año 1999, con Los Yesterdays en la modalidad de agrupación de Chirigotas.
– En el mismo año 1999, primer premio en el II Certamen Coplas para Andalucía con el pasodoble, Aunque diga Blas Infante.
– En el año 2000 obtiene el segundo lugar con su comparsa, Los Condenaos. A sólo un punto del primer lugar.
– Primer premio con Los Ángeles Caídos, en 2002.
– En 2003 obtiene un cuarto premio con su comparsa Los Americanos.

– Para el año 2007, su comparsa Araka la Kana, ocupa el primer premio de la modalidad del concurso.
– Escribe en el 2008 la comparsa La Banda el Capitán Veneno, logrando el tercer puesto en el concurso.
– En el mismo año 2008, actúa con su grupo en las tablas del Falla, obteniendo el tercer premio.
– Para el año 2012, luego de tres años consecutivos quedándose en semifinales, pasa a la competencia final y obtiene el segundo premio.
– En 2015 participa en el COAC, con la agrupación Los millonarios, y se hace con el primer premio de comparsas.
– Tercer lugar en su categoría en el año 2017, con Los Peregrinos.
– En 2018 con su comparsa Los Mafiosos, obtiene el primer premio.

Las agrupaciones callejeras

Las agrupaciones callejeras, denominadas también como ilegales, son sin lugar a duda como se vive el carnaval de Cádiz en cada uno de los rincones de la ciudad.

Cuando se terminan las celebraciones llevadas a cabo dentro del Gran Teatro Falla y el concurso que denominan oficial de las agrupaciones carnavalescas, es la hora de la participación de las agrupaciones callejeras.

Las agrupaciones que no participaron, bien sea porque no quisieron o no pudieron asistir al concurso oficial, se van a la calle, y desde ahí cantan libremente. Sin jueces que les limite el tiempo de un pasodoble, el compás de un popurrí o el número de sus miembros.

Es así como en los días de Carnaval se pueden encontrar una chirigota de hasta 30 participantes, o un cuarteto de ocho, a lo mejor también un coro de quince personas, con los más absurdos disfraces o tipos. Además en muchas ocasiones, agrupaciones con los repertorios más divertidos que se puedan oír en Cádiz.

La esencia del Carnaval de Cádiz

Las agrupaciones callejeras o ilegales son, según la mayoría de los visitantes, así como de muchos gaditanos, la esencia del Carnaval de Cádiz.Son espontaneas, aún sin dejar de tener muchas horas de ensayos. Desenvolviéndose siempre en un agradable ambiente, entre risas y coplas. Eso las convierte en el punto clave de esos días de carnaval y el detalle que se pueden encontrar en cualquier esquina o lugar señalado de la ciudad.

En los últimos tiempos han crecido las agrupaciones callejeras, de tal forma que es difícil de andar más de cincuenta metros sin encontrarse con una en las horas de mayor animación.

Más que todo por el barrio de la Viña y sus vecindades entre semana. Por la Plaza de Abastos y sus alrededores los días domingos y el lunes de carnaval.

Tengan o no razón que dicen que las agrupaciones callejeras o ilegales son el principal atractivo del Carnaval de Cádiz, lo cierto es que, es muy recomendable no perderlas de vista. (También puedes ver: Catedral de Cádiz)

(Visited 1.500 times, 1 visits today)
Categorías Andalucia

Deja un comentario