Cortes de Cádiz: Historia, objetivo, monumentos y mucho más

Las Cortes de Cádiz fueron los primeros pasos en el orden legislativo en España, que se llevaron a cabo durante los tiempos revueltos del asedio francés a la península ibérica.

cortes de cádiz

Cortes de Cádiz

Las Cortes de Cádiz se sitúan en la historia de la España de 1812. En los tiempos que el país se encontraba invadida por Napoleón y sus tropas francesas. Obligando a los políticos de España a refugiarse al sur de la península ibérica, tras el asedio militar francés.

Cádiz por su situación geográfica entre el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico. Representó una sede estratégica e infranqueable para estos hombres refugiados. Desde donde proyectarían las leyes que regularían el futuro de la nación.

Asentada la Junta Central de Gobierno en la ciudad de Cádiz, se procede a la creación de las Cortes primeramente en la Villa de la Real Isla de León en septiembre de 1810.

Las Cortes fueron trasladadas posteriormente a la ciudad de Cádiz, continuando las sesiones desde esta capital.

Se escoge a Cádiz, como sede primeramente por lo estratégico que representaba su condición de ciudad amurallada, dando el carácter de seguridad necesaria. En segundo lugar se debió a razones ideológicas, por los aires de paz y de ambiente liberal que se vivía en la ciudad gaditana.

Tras ineficaces y continuos ataques de las tropas francesas a la intransitable Cádiz desde 1810, el ejército invasor marca su retirada en 1812.Período durante el cual se pudo escribir la parte más importante de la época contemporánea española.

Luego de reunirse los diputados de las Cortes de Cádiz en más de 1400 sesiones, logran redactar la constitución de 1812. La cual fue promulgada el 19 de marzo de ese mismo año.

Fue el primer texto legal y liberal de España, así como de toda Europa, siendo la más vanguardista de su época. Dentro de la comunidad gaditana, la constitución de 1812, fue bautizada popularmente como “La Pepa”. (También puede ver: Monumentos de Sevilla)

Historia de las Cortes de Cádiz

El establecimiento de las Cortes de Cádiz demarcó el inicio de un proceso constitucional que persiste aún en la actualidad, así como también estableció la ruptura con lo que se conoce como el antiguo régimen, mediante un accionar revolucionario español.

No obstante las luchas revolucionarias en un país no devienen de la nada, se requiere entonces de un análisis histórico sobre el origen y la naturaleza de esa ruptura y el previo deterioro de la monarquía. Es así como se debe poner especial atención al escenario político anterior al establecimiento de las Cortes de Cádiz, pues es el que da origen al acto revolucionario y la transformación política de la nación española.

La situación de España y el levantamiento popular

Tras un largo periodo de crisis que vivía la nación española, desencadenó en la abdicación de Bayona por los litigios internos de la familia real, cediendo los derechos del trono español a favor de la francesa dinastía Bonaparte. Esto representó un hecho inusitado y decisivo en el desplome del sistema político administrativo de la vieja monarquía.

Se estableció entonces en España una junta de gobierno por el vacío de poder dejado por la abdicación del rey Fernando. Gobierno que obedecía y mantenía las buenas relaciones con el general que comandaba al ejército francés, cuya intención era avanzar a la invasión de Portugal.

Los ministros de José Bonaparte (hermano de Napoleón), echan por tierra los últimos decretos reales, relativos a la convocatoria de cortes y declaraciones de guerra en contra de los franceses.

Por su parte el Consejo de Castilla, la máxima institución en ese entonces en la nación en el orden jurídico administrativo, tampoco supo estar a la altura del escenario político español. Contribuyendo más bien a la debilidad de la junta de gobierno.

A estas autoridades del gobierno central les siguieron en la misma posición, las autoridades regionales como cancillerías, audiencias y capitanías.

Todo esto fueron las consecuencias finales dejadas por el vacío de poder. Que fue el antecedente necesario para el posterior desarrollo de la revolución española.

Sucediéndose acciones violentas de repudio popular. El apego solapado de las autoridades a las instrucciones dadas por la Junta de Gobierno desencadenó en su destitución y en algunos de los casos a la eliminación física.

La unificación del movimiento revolucionario permitió la extensión con la conformación de juntas supremas de provincias y de corregimientos. Las cuales se proclamaron soberanas en sus respectivos territorios.

Creación de la Junta Central Suprema

En septiembre de 1808 se establece en Aranjuez la Junta Central Suprema. Alcanzando apenas la unidad necesaria para estructurar racionalmente la defensa y la acción de gobierno en la zona libre del asedio enemigo francés.

Paralelamente estos procesos políticos se enrumba por otros caminos, muy lejanos de los deseos de las bases populares que fueron el impulso inicial de la revolución.

Los representantes de las juntas superiores reunidos en Aranjuez, cometieron lo que pudiera llamarse un pequeño golpe de estado, instalando un gobierno soberano a través de la junta central suprema.

Algunas de las juntas provinciales le habían otorgado a sus enviados el poder limitado en cuanto a su duración como representante. Estos poderes fueron transformados por los delegados al instalarse en Aranjuez una especie de gobierno con aspiraciones a ejercer la autoridad sin restricciones.

La importancia relacionada a la junta central, como poder revolucionario dejaba de ser transparente. Aunado a que la revolución aún no desplegaba un perfil definido. Por el contrario existía la disparidad de opinión entre los miembros centrales.

Unos se colocaban a favor de la concentración de poder, que daban de cara a la implantación de un modelo reformista administrativo, que planteaban otros de los centrales apuntado al establecimiento de Cortes o Regencia.

El principio establecido por Jovellanos era el asidero con que contaban los partidarios de las reformas y establecimiento de Cortes, ya que era la solución más parecida a lo previsto por la ley de partida correspondiente.

La Junta Central reconoce la monarquía del rey Fernando VII, ejerciendo el gobierno en su nombre. Este grupo de representantes centrales establece la convocatoria de Cortes, a las cuales les atribuían la función de organizar el destino político de la nación.Posteriormente la Junta central es disuelta tras nombrar a cinco miembros y formar una regencia

Conformación de las Cortes de Cádiz

En el transcurso de la conformación de las Cortes de Cádiz, España estaba bajo el dominio francés. Esta situación dificultaba la elección de los diputados, además la posibilidad de que pudieran llegar a Cádiz.

Los que no pudieron fueron sustituidos por hombres de Cádiz o de provincias dentro de la ciudad. La estructura de las Cortes no se puede precisar, debido a no existir el testimonio de un listado veraz de los diputados.

En la primera sesión sólo habían 95, posteriormente en marzo de 1812 fueron 184 diputados los quienes votaron la Constitución, y al disolverse, en septiembre de 1813, había ya 223 diputados. De todos los diputados 50 eran suplentes, tras ser elegidos.

En cuanto a la conformación social de las cortes, la mayoría era procedente de los estratos medios urbanos: con ocupaciones de funcionarios, abogados, comerciantes, así como diferentes profesionales.

Dentro de las Cortes hacían presencia algunos eclesiásticos y unos 50 representantes de la nobleza. Sin embargo el origen social no siempre iba de la mano con la ideología.

Entre los representantes la corriente liberal era marcadamente mayoritaria, sobre todo al principio, ya que entre los amparados en Cádiz prevalecían los seguidores de las reformas.

En cada sesión o reunión de las cortes de Cádiz, los diputados se organizaban con una u otra corriente, en función de sus propios criterios y sin formar partidos políticos definidos. No obstante las tendencias reformistas sobresalieron sobre las otras como la de los absolutistas

Las sesiones de las Cortes son abiertas por primera vez en septiembre de 1810. Reuniéndose de forma unicameral.

Durante el desarrollo de la primera sesión es aprobada la soberanía nacional, siguiendo el principio de que el poder reside en los ciudadanos y se manifiesta a través del poder legislativo.

Objetivo de las Cortes de Cádiz

El texto constitucional de 1812, promulgado por las Cortes de Cádiz establecieron objetivos fundamentales para Las Cortes. Siendo la primera función la de velar por el cumplimiento de la constitución y las leyes. Los objetivos o las facultades de Las Cortes fueron establecidos en el artículo 138 del texto constitucional, enmarcándolas en varios aspectos.

Facultades Legislativas: Dentro de este aspecto las cortes debían proponer, decretar y derogar leyes. Dándole individualmente la autoridad legislativa a cada uno de los diputados

Facultades en lo económico y Financiero: Las Cortes podían establecer los gastos públicos, fijar los impuestos, además de ejercer el control de las cuentas públicas dentro de la administración y el fomento gubernamental.

Facultades de orden político y constitucional: Las Cortes eran las encargadas de recibir el juramento del nuevo Rey al suceder al Trono. En este ámbito también tenían la facultad de nombrar cuando procedía, la Regencia o gobierno, así como proponer nombres para el Consejo de Estado. Además eran vigilantes de la defensa de la Constitución y podían actuar en su reforma.

Entre otros varios aspectos Las Cortes tenían la facultad de constituir el plan general de educación pública, sancionar la normativa general de funcionamiento de la policía, así como establecer los planes de sanidad pública.

Perú y las Cortes de Cádiz

Las conmemoraciones de los doscientos años de independencia en las naciones de Latinoamérica. Así como los dos siglos de haberse instalado las Cortes de Cádiz, y concebir su Constitución liberal de 1812.  Promovieron tanto en España como en sus antiguos virreinatos en las colonias americanas polémicas, de la influencia del acto liberal español en el mundo americano.

Dando origen a muchos estudios, así como una gama de publicaciones y literaturas sobre este tema.

En la búsqueda de una renovación de la historia política del Perú, en las últimas décadas, se han estado realizando también algunas investigaciones por parte de historiadores y nacionalistas peruanos.

Dichas investigaciones hacen énfasis en el impacto que la acción liberal de Cádiz de 1812 pueda haber producido en el Virreinato español del Perú.

Los estudios y las publicaciones parten desde las intervenciones de los diputados representantes del Perú hispánico en las sesiones celebradas por las Cortes de Cádiz.

Llamando poderosamente la atención la obtención de información de que las Cortes aceptaran la afirmación del régimen liberal en España más no en las colonias españolas de América.

Impacto en el Perú

Para algunos autores involucrados en los últimos estudios el experimento político de las Cortes de Cádiz, dio como resultado un impacto negativo en el ámbito social de Perú.

La Constitución liberal de 1812 en el virreinato del Perú, representó teóricamente en la política una revolución. No obstante en su aplicación, fue un total desengaño.

Las reformas liberales del Perú colonial de la época estuvieron enmarcadas en cinco aspectos importantes para la sociedad peruana, tales como:

– La abolición del tributo indígena.

– Los procesos electorales.

– Libertad de imprenta.

– Reformas políticas e institucionales

– Las rebeliones o conspiraciones

En la elección de los Cabildos

En cuanto a los procesos electorales, para la escogencia de diputados de provincia y de las cortes, el derecho al voto lo definía el virreinato, manteniéndose en la tradición local excluyente.

De esta forma los únicos favorecidos en los procesos electorales de los cabildos, eran los hombres blancos, jefes de familia en condición de vecinos, por ser residentes del territorio.

Por lo que el patrón electoral de Lima en el año de 1813, excluía a los mestizos, pardos e indígena. Incluyendo solo de este grupo a los caciques, más sin derecho al voto dentro del cabildo.

La abolición del tributo Indígena

Otro de los impactos de las Cortes de Cádiz en el virreinato del Perú fueron sus reformas económicas, agudizándose aún más el estado de pobreza en que se encontraba. Todo esto por la aplicación de la abolición del tributo indígena.

Ocasionando un declive impresionante de los ingresos en la colonia, que llevo al virrey a intentar una reforma fiscal en 1814, a fin de solventar el problema de la economía. Intento que no se llevó a cabo, por la restitución de los tributos, establecido el rey español Fernando VII.

Libertad de imprenta

José Fernando de Abascal virrey de la época en el Perú debió acatar la entrada en vigencia de la libertad de la imprenta en relación a lo político. Libertad que venía autorizada por las Cortes de Cádiz con la aplicación de la constitución de 1812.

No obstante Abascal se valió de un ardid, implantado una junta de censura a fin de controlar lo que estimaba como prensa subversiva. Así como también el apoyo y promoción de nuevos periódicos con orientación política gubernamental.

Reformas Políticas

En el ámbito político los investigadores e historiadores resaltan los conflictos entre el virrey Abascal y los representantes de la Audiencia de Lima, así como con los miembros elegidos para dirigir algunas de las instituciones locales.

Poco a poco estos enfrentamientos fueron socavando la autoridad monárquica y su corriente absolutista. Originándose en el Perú las conspiraciones políticas en la capital, y regiones como Huánuco, Tacna, así como la sublevación del Cusco en 1814.

La inestabilidad política que se estaba presentado, causo en los peruanos un malestar que hizo desilusionarse muy pronto del liberalismo y las Cortes de Cádiz. En consecuencia se devino la destrucción de la constitución, para los finales del año 1814.

¿Qué hizo en las Cortes de Cádiz José Mejía Lequerica?

José Mejía Lequerica fue uno de los diputados americanos dentro de las Cortes de Cádiz.  Este ecuatoriano llegó a ser el principal vocero del virreinato de la Nueva Granada en las cortes. Según la literatura Mejía Lequerica se afanaba en mantener una postura en defensa de la libertad americana y al mismo tiempo preservar la unidad de España.

Con su ocupación de catedrático contaba con una buena oratoria, que le permitió desarrollar muy buenos argumentos para la defensa de Quito, así como del Nuevo Reino de Granada, ante la posición de otros diputados que vociferaban acusaciones de sublevación.

Las Cortes de Cádiz representaron la transformación cultural y política en el pueblo hispánico, dejando un legado en las nacientes repúblicas de América. Mediante la introducción del principio del derecho constitucional y los nuevos aires de liberalismo. Jugando en este aspecto un papel muy importante los diputados representantes de las colonias de América.

La presencia de este grupo de funcionarios voceros de las provincias más allá del océano, adquirió una importancia no solo en cantidad sino también en calidad.

En cuanto a cantidad la diputación americana sobrepasaba al grupo de los eclesiásticos. Más en lo cualitativo la mayor parte de este grupo poseían atributos intelectuales y humanistas. Destacando uno de sus líderes en especial, el ecuatoriano Mejía Lequerica, el cual ocupo la posición de la tesis de la independencia del nuevo continente de la colonia española.

Se mantenía en la búsqueda del bienestar de los territorios americanos, por lo que hizo contribución con empeño en las discusiones generales, a través de comisiones y propuestas presentadas desde su escaño parlamentario.

Mejía Lequerica es considerado por algunos historiadores el eslabón entre España y América, debido a que en un mismo momento defendió la libertad política de América, y lucho por mejorar la vida española.

Monumento a las Cortes de Cádiz

El Monumento a las Cortes de Cádiz o Monumento a la Constitución de 1812, es una escultura de principios del siglo XX, de gran importancia dentro del arte y la historia de España.

Esta obra artística como muchas otras en España, fue ideada por los acontecimientos de la época. Es por ello que el monumento este cargado de detalles simbólicos y esculturas alegóricas, que hacen el principal foco de interés de tan magnífica obra de arte escultórica.

El Monumento a las Cortes de Cádiz, se ubica en esa ciudad, específicamente en la denominada Plaza España.  Aunque fue ejecutada un siglo después, la concepción original de la obra era la de rememorar los significativos acaecimientos de la vida política de España en los primeros años del siglo XIX desarrollados en el Municipio y ciudad de Cádiz.

Reseña Histórica

La consecución original de instaurar el Monumento a las Cortes de Cádiz nació en el año 1812. Es el municipio de Cádiz el que solicita su construcción el 27 de marzo de ese año.

La municipalidad de Cádiz hace la solicitud ante el Congreso, la cual es aprobada en la sesión de la Corte de Cádiz del día 28 de marzo de ese mismo año. No obstante la consolidación de esta aprobación se llevaría a cabo entre los años de 1912 y 1929.

El Monumento a las Cortes de Cádiz es una obra donde se quiso simbolizar todos los aspectos que se vieron involucrados en los acontecimientos durante la elaboración y promulgación de la Constitución de 1812.

Tras el paso de una centena de años, la Comisión Provincial de Monumentos y de la Real Academia Hispano Americana de Cádiz, solicita al gobierno español, el cumplimiento de lo acordado y aprobado por la sesión de cortes el 28 de marzo de 1812.  A partir de esta petición es que se hace realidad esta grandiosa obra de Cádiz.

En el año de 1911 se hace la convocatoria en la ciudad de Madrid del concurso, para la presentación del proyecto. Dicho proyecto debía estar avalado por un arquitecto asociado a un escultor, el premio al primer lugar recibiría la cantidad de 1.000.000 de pesetas.

El Proyecto

Los profesionales, arquitecto Modesto López Otero asociado al escultor Aniceto Mariñas, fueron los autores del proyecto ganador del concurso.Según la memoria fotográfica que permanece hoy en día en el Museo Histórico Mundial de Cádiz, se puede identificar algunas modificaciones de la obra concebida con respecto al proyecto. Más sin embargo se mantuvo la visión del concepto original.

Construcción

Las primeras pruebas realizadas al terreno donde se implantaría el Monumento a las Cortes de Cádiz, fueron entre los años de 1911 y 1912.Con motivo de la celebración del centenario de la promulgación de la constitución de 1812, se realizó la puesta simbólica de la primera piedra al monumento en octubre de 1912.

La construcción de esta significativa obra no fue de manera continua, ya que por falta de financiamiento debió de ser paralizada en varias oportunidades.Finalmente el Monumento a las Cortes de Cádiz fue culminado y entregado al Municipio el 2 de mayo de 1929.

Descripción

La planta del Monumento posee la forma de un hemiciclo. Que es la forma que caracteriza a las edificaciones parlamentarias.El conjunto de la estructura presenta una simetría, que parte de un rectángulo central con dos extremos de forma elíptica. El monumento da una expresión de ser un hemiciclo abierto al mar.

La estructura del monumento está constituido por dos cuerpos, uno ubicado en su centro y el otro representado por el hemiciclo.En la base o parte inferior de la obra se encuentran graderías laterales y en el medio de ellas el sitio destinado a la presidencia.

El sitial presidencial, se ubica sobre una tribuna con un sillón vacío en cuyo respaldo sobre salen tres flores de lis. Lo cual significa la ausencia del rey.

En la parte baja de la tribuna presidencial se visualiza el nombre Argüelles. Refiriéndose a Agustín Argüelles, quien fuera un personaje central en las Cortes de Cádiz, diputado por Asturias. Además de ser el autor del preámbulo de la carta magna de 1812.Un conjunto de esculturas rodean los laterales del cuerpo principal del monumento, y en los extremos grandes esculturas ecuestres.

Figuras de gran dinamismo en alto relieve, se encuentran en los muros laterales del hemiciclo. Las del lado izquierdo (La Junta de Cádiz en 1810) contienen un carácter bélico, y las del muro derecho (Jura de la Constitución) con marcado aire político y de paz.

Sobre el sitial presidencial se levanta una columna central que es la figura principal, con el escudo de las cortes tallado y la inscripción del año de la constitución.

Se encuentra además una escultura de mármol con forma de fémina vestida de larga túnica como símbolo de la carta magna, con la ley en la diestra y la espada en la izquierda.

Diputados de las Cortes de Cádiz

En el año 1812 la Villa de la Real Isla de León y la ciudad de Cádiz recibieron a ilustres personajes del país y de la América. Los cuales fueron convocados como diputados para la elaboración de una carta magna que devolviera el poder de España al Rey Fernando VII.

Esta Constitución sellaría los derechos y la independencia de la nueva España liberada.La formación intelectual de los diputados era variada, encontrándose entre ellos hombres que desarrollaban algunas actividades, o representantes de sectores del país tales como:

– Comerciantes
– Marinos.
– Nobles del País
– Catedráticos.
– Militares.
– Escritores.
– Profesionales de la medicina, la arquitectura, del derecho.
– Representantes del clero.

Así como altos funcionarios del gobierno, entre otros. Durante el desarrollo de la primera sesión de la Corte de Cádiz, se logró reunir a 95 de estos diputados.

El pleno de los diputados no se pudo reunir en las 1400 sesiones, debido a los conflictos bélicos que atravesaba el país. Siendo aún más difícil para los que provenían de América.(ver:Plaza de España de Sevilla)

No obstante la presencia de diputados iba en aumento al pasar del tiempo. Para el momento de la aprobación de la constitución se contó con la firma de 184 diputados.

En septiembre de 1813 cuando se redactó y firmó el acta de disolución de las Cortes de Cádiz, estuvieron presentes 223 diputados. Sin llegarse a presentar nunca en una sesión de las cortes, el pleno de diputados, conformado por 240 integrantes.

Grupos de Diputados

En los inicios del parlamentarismo de España, los diputados se agrupaban por corrientes o sectores y no por grupos que siguieran una doctrina o ideología política.

Esta división grupal quedo marcada en tres corrientes: Los absolutistas (serviles según el grupo liberal), los liberales y los moderados.

El Grupo de los Absolutistas: Era el grupo partidario de que la Monarquía fuera la poseedora exclusiva de la soberanía del país. Sin ninguna restricción en el poder, depositando solo en las cortes la responsabilidad de recopilar y normalizar las leyes.

Los Moderados: Grupo que seguía la corriente presentada por Gaspar Melchor de Jovellanos. Los cuales defendían la tesis de un poder dividido entre la monarquía y las Cortes de Cádiz. Siendo este grupo los pioneros del liberalismo moderado y conservador del siglo XIX.

Apoyaban el carácter bicameral de las Cortes, aceptando la división de poderes, además eran los partidarios del programa de reforma de la constitución.

El Grupo de los Liberales: El tercer sector a pesar de ser un grupo minoritario, estaban muy bien unidos y cohesionados. Poseían una notable formación académica, y capacidad creativa.

Los Diputados Peruanos

La huella de las Cortes de Cádiz en el desarrollo de las revoluciones de América Latina, se basa en los debates y discusiones que se generaban entre los diputados americanos y los peninsulares ibéricos, en sus sesiones ordinarias, así como de las extraordinarias.

En este sentido los diputados representantes del Perú, tuvieron una participación bastante relevante. Destacando entre ellos los nombres de Vicente Morales Duárez, Blas Ostolaza y Ramón Olaguer Feliú.

Los diputados peruanos que representaron los intereses del Perú en las Cortes de Cádiz, fueron de gran significado a la hora de establecer las exigencias de la población criolla a la monarquía de la península ibérica.

No obstante la soberanía monárquica hispánica a pesar de su crisis interna por la lucha de su independencia, no cedía en el consentimiento de otorgar privilegios que pudiesen poner en peligro el control de las colonias americanas.

De los tres representantes del Perú nombrados anteriormente, Vicente Morales D. se unió al grupo de la corriente liberal. Mientras que Blas Ostolaza se colocó del lado de los fanáticos monárquicos de la corriente de los Absolutistas. (Recomendamos ver: Monumentos de Sevilla)

(Visited 2.571 times, 1 visits today)
Categorías Andalucia

Deja un comentario