Lo que aun no sabes de Santa Eufemia, su historia y mucho mas.

Santa Eufemia era una villa amurallada que se inmortalizó por ser la primera población adscrita a la Corona de Córdoba; hoy como parte de la comarca del Valle de los Pedroches, es un municipio que guarda en su interior muchos secretos; descúbrelos aquí.

santa eufemia

Historia de Santa Eufemia

La historia más antigua de la población nace unos 3000 años a. C. en el período del Calcolítico y en los finales de la Era Bronce, en diversas excavaciones fueron encontrados; hojas de cuchillo retocadas, lascas de sílex sin retocar, platos de borde engrosado, cuencos de media esfera, hachas de piedra pulimentada y vasijas de tipo argárico.

santa eufemia

Más adelante, fueron encontradas monedas y vestigios de castros ibéricos que datan del siglo III a. C. al igual que la ostentosa fortaleza ibérica de Vioque, considerada por muchos expertos como el más factible enclave túrdulo-romano al que se le conoce con el nombre de Sosintigi.

Luego de la romanización de la Bética el lugar se convirtió en un punto clave de  importancia, destacándose como ruta natural del cinabrio extraído en las adyacentes minas de Almadén.

También se consideró un punto importante de comunicación entre el Valle de Alcudia y Los Pedroches, se conoció como un gran asentamiento romano, y seguidamente como asentamiento minero de relativa importancia dentro de la región municipal de Solia.

santa eufemia

Se cree que el pueblo fue lugar a lo largo y ancho de calzadas romanas; identificando algunas de ellas como la de “Córdoba-Sisapo-Miróbriga”, la denominada “Vía Epora-Solia” y la 29 en el itinerario de Antonino que va era de “Emeritam / Contosolia”.

Ya en la Edad Media, la historia de Santa Eufemia es más exacta, con dicho nombre, surge la localidad por primera vez en los privilegios y fueros concedidos por el rey Alfonso VII de León, llamado el Emperador, quien gobernó León entre 1126 y 1157; también con ese nombre aparece en los Anales y Crónicas que relatan los sucesos históricos acaecidos en esa época.

Todos los documentos oficiales de los último años del reinado de Alfonso VII se fechan así: “…1155, año en el que nuestro señor el Emperador tomó Santa Eufemia…”. Dicho enunciado hace referencia a la campaña reconquistadora que el Rey realizó en la zona oriental de Los Pedroches como parte final de un vasto plan de conquista sobre el territorio andaluz.

De esta manera, Santa Eufemia se convierte en la primera población del reino con denominación cristiana, no obstante dicho nombre es atribuido, por algunos, a la presencia en el lugar de un núcleo mozárabe; otros piensan que fue decretado por el rey, ya que era un nombre muy común en las mesnadas gallegas en los años de avance reconquistador.

Sin embargo, la tradición oral del pueblo, atribuye su nombre al hecho de que un grupo de 33 caballeros de nacionalidad italiana naturales de la región de Calabria, integrantes de las huestes del rey, fueron los que tomaron la población; ellos dedicaron la acción a la santa quien es muy venerada en su ciudad natal expresando su nombre en el grito de ataque al apoderarse del castillo de la localidad.

Posteriormente, con la conquista definitiva de Córdoba por Fernando III, el territorio, es añadido al Ayuntamiento de Córdoba por medio de un fuero otorgado a la ciudad el 24 de julio de 1242; 50 años más tarde es entregada la villa y el castillo a Fernando Díaz quien era alcalde mayor de Córdoba, esto como parte de pago a sus méritos en el proceso de reconquista del territorio cordobés de villas de Baena, Luque y Zuheros que se encontraban bajo litigio entre Sancho IV el infante Juan de Castilla; convirtiendo a Santa Eufemia en el primer Señorío del Norte de Córdoba.

Heredando de su bisabuelo Pedro Carrillo, se hace con el Señorío en el último cuarto de siglo XIV; un señorío marcado por interminables disputas y litigios con las Villas de Los Pedroches; Carrillo al emparentarse como suegro con Gonzalo Mejía quien era Comendador de Segura de la Sierra y Administrador de la Orden de Santiago se añaden a las posesiones el Señorío de La Guardia en la ciudad de Jaén, elevando su estatus familiar a Marquesado durante el siglo XVI; y más adelante a Condes.

A partir de ese momento el Condado de Santa Eufemia, fue gobernado por los Mejía, en medio de una época de duros conflictos sociales y políticas; en el que irónicamente Santa Eufemia alcanza su máximo apogeo en extensión territorial; ya que los Mejías ocupaban una considerable extensión de terreno lo que los hacía un gran poderío político y económico, siendo su yeguadas, reconocida como las mejores de toda España durante el reinado de Carlos V.

Entre 1508 y 1552 los completos en Santa Eufemia llegan a su punto máximo; era el gobierno de Rodrigo Mejía, que por el desmesurado afán expansionista él junto a sus colaboradores son denunciados por los consejos de sus villas desatando un  conflicto judicial inmortalizado en la historia como el pleito de los pastos iniciándose en 1522 y culmina llegado el siglo XX cuando el Tribunal Supremo de Justicia en 1909 falla a favor de los Marqueses de la Guardia; hasta el año de 1939 cuando se ejecuta Ley de disolución de Señoríos proclamada en agosto de 1937.

La ciudad amurallada

Villa de Santa Eufemia es una ciudad amurallada gracias a su Señor Gonzalo Mejía II; quien dio la orden de fortificar la ciudad; sin embargo no se tienen razones de cuál fue la causa de tal decisión; que corresponde a lo que en la historia se denomina como amurallamiento tardío.

Es posible que esta medida preventiva se debiera a los constantes conflicto por domino a los que la localidad era sometida, los cuales no solo se disputaban ante la justicia sino que también se buscaban soluciones extrajudiciales a través del alzamiento en armas. (Ver: Algeciras)

Dicha obra fue elaborada por Juan de Aragón, en junio de 1474. La construcción consistió en espacio amurallado marcado de recios torreones cilíndricos hechos en cal y canto. De esta edificación en la actualidad solo quedan algunos fragmentos de los muros, otros tantos torreones y la bella Puerta de Córdoba a la que se le conoce el Arco o puerta de la Villa; un portal en herradura rebajado, cercado por columnas de traza gótica de los que se conservan en perfecto estado los sillares.

Localización geográfica

Localizada al norte de la provincia de Córdoba a uno 100 km de la capital Santa Eufemia se ubica a 38° 35′ 48″ de latitud Norte y a 4° 54′ 15″ de longitud Oeste; alzándose a poco más de 561 km. sobre el nivel del mal, en una superficie de 187,34 km² y una índice poblacional de 768 habitantes, según los registro de empadronamiento de 2018; quienes reciben el gentilicio de santaeufemianos o calabreses; pero este no se usa mucho ya que se suele confundir con los habitantes de Calabria en Italia.

La entidad está limitando al norte con la provincia de Ciudad Real, al sur y al oeste con la localidad de El Viso y al este con el municipio de Dos Torres y provincia de Ciudad Real; a las que se llevan por la carretera N-502 que conecta Castilla y León con Andalucía a través de Extremadura y Castilla-La Mancha.

Patrimonio histórico de Santa Eufemia

La población que se encuadra perfectamente en un clima de sierra, encone a los pie del Cerro Pescuezo grandes reliquias de la arquitectura y cultura del lugar; que dan fe del recorrido histórico del lugar que le dan ese aspecto misterioso y mágico que tiene todo pueblo con orígenes muy antiguos que se mezcla en un aroma de paz, tranquilidad, el sosiego que te deja atrapar de sus lugareños.

Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación

Es sin duda alguna una de las más bellas y original construcciones religiosas que tiene la provincia; se trata de una obra arquitectónica morisco-mudéjar, que tiene apariencia gótica, fue construida en piedra y ladrillo rojo; se piensa que fue erigida en la primera mitad del siglo XIV; añadiéndosele en el siglo siguiente el ábside, las capillas laterales del crucero y la torre campanario.

Posee una única nave de techo a dos aguas elaborado en madera, sustentada en su interior de forma transversal sobre un sexteto de arcos apuntados de ladrillo de grandes dimensiones; en el techo destacan el arte  mocárabes dorados y policromados mudéjares; así como el ábside presbiterial el cual está hecho de yeserías mudéjares; típicos de la época.

En la fachada occidental par de enormes contrafuertes cilindrados  vigorizan la estructura acompañada de un con arco de molde conopial encuadrado en alfiz hecho en ladrillo; un cuarteto mas de estos pilares sostienen el muro meridional sirviendo como base para la torre del campanario.

En un costado se encuentra la puerta de uso diario; es adornada por un muro igualmente de ladrillo y un arco carpanel y sobre este otro arco de forma apuntada formando un tímpano con archivoltas que van hacia estos.

Castillo de Miramontes

Se trata de una construcción  árabe, construido posiblemente sobre las bases de un antiguo asentamiento preromano; se cree que fue construido durante la época de dominio almorávide y almohade, época en que la Cora de “Fahs al-Ballut” era eminentemente militar. (Ver: Benahadux)

Su estado actual es visiblemente en ruinas; se cree que era de base poligonal y para subsistir en la actualidad los vestigios restante tuvo que haber sido reconstruido en varias ocasiones. Hoy por hoy se conservan gran parte del muro septentrional torre del homenaje, a la que le llaman la Cárcel, vestigios de un aljibe y parte del muro oriental.

Se cree que su destrucción fue ordenada por los Reyes Católicos en 1478 como castigo de los abusos del Señorío de Gonzalo Mejía II.

Castillo de Vioque

El castillo de Vioque está ubicado a unos 8 Km al noreste del sector urbanístico de Santa Eufemia, sobre una montaña desde donde se ve el valle del río Gudalmez. Se trata de una alucinante fortaleza ibérica, ya en ruinas; que fue construida entre los siglos I y II d.C. doble recinto y de una calidad arquitectónica inmensurable.

Si bien en la actualidad está en ruinas; es impresionante sus dimensiones, que le atribuyen una excepcional belleza en su época, Impresiona por su gigantesca y bella factura.

El área interna habla de lo que fue una poderosa fortificación de base piramidal de aparejo ciclópeo fortificado con algunas torres, elaborados a partir de los más grandes bloques de piedra dispuestas en forma de sillares y trabados en seco. La muralla en el exterior fue levantada acuñada a las defensas rocosas provistas por la propia naturaleza de la zona.

Es posible que la construcción exterior haya sido de épocas anteriores a la edificación interior; al menos eso indica tanto el tipo de construcción como los materiales y la permanencia en el tiempo. Entre ambas construcciones existe un amplio pasillo que pudo ser utilizado para resguardo del ganado en caso de ataques.

Dicha obra arquitectónica, o lo que queda de ella, se encuentra bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de abril de 1949, y la Ley sobre el Patrimonio Histórico Español de 1985.

Ermita de Santa Eufemia

Santa Eufemia, es patrona de la población y su devoción está estrechamente relacionada con la historia del pueblo que lleva su mismo nombre. Santa Eufemia de Calcedonia, que se piensa fue muerta martirizada en la arena bajo el mando del emperador Dionisio, su festividad litúrgica es el 16 de septiembre; siempre se le representa con una palma; y además es patrona de Antequera en Málaga, Villaseco del Pan, y Villafranca de Navarra.

La Ermita está construida, según la tradición, en el lugar mismo en el que pernoctaron en campamento las tropas del rey Alfonso VII antes de la conquista de la ciudad.

La construcción está inmersa en los terrenos de la finca El Donadío, a poco más de 5 km al este de la zona urbanística de la ciudad, a vera del río Guadalmez; se trata de una construcción muy sobria con una única nave con dos arcos fajones apuntados, elaborados en ladrillo sobrepuestos en pilares de piedra con muros recubiertos de cal.

Hermandad militar

Cuenta la tradición religiosa de esta hermandad que la propio santa vino en auxilio de los 33 soldados y su capitán que bajo mandato del rey de disponía a conquistar la ciudad; la santa se les aparece justo en el lugar donde años más tarde se erigiría un recinto en su honor.

La hermandad revive la estructura y organización original, se constituye de 33 hermanos que están estructurados jerárquicamente; el capitán, el cargo más relevante es denominado hermano de junco; el restos de los cargos son alabarda, bastones, alabardas, oreadas y bandera.

Las fiestas patronales se celebran el Domingo de Resurrección y es conocida como la romería de la santa; la celebración se lleva a cabo en el Santo un lugar a las afueras de la propiedad a donde la imagen de la santa es trasladada al ritmo de tambores.

Santa Eufemia es un paraje turístico con mucho que ofrecer en medio de un acogedor clima de serranías y campos de cultivo, riquezas culturales sin igual y la más cálida gente que hacen del lugar parada obligatoria en una agenda donde el objetivo sea el Turismo en Andalucía.

(Visited 1.523 times, 1 visits today)
Categorías Andalucia

Deja un comentario